Logotipo del Portal de Agricultura y Ganadería de Castilla y León; Ir a página principal

Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2014-2020

Ha sido aprobado por la Comisión Europea el 25 de agosto de 2015 y asigna a Castilla y León 1.822,8 millones de euros.

Portada del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020

El Programa de Desarrollo Rural, aprobado por la Comisión Europea el pasado 25 de agosto, tiene una dotación presupuestaria de 1.822,8 millones de euros de gasto público para Castilla y León.

De la cifra global, 969,2 millones de euros serán aportados por el Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural (FEADER); 708,2 millones de euros por la Junta de Castilla y León; y el resto, 145,4 millones de euros, por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Este Programa permitirá mantener la inversión en las áreas rurales de Castilla y León dirigidas especialmente a fortalecer el sector agrario y su industria de transformación, la agricultura sostenible y la silvicultura, y las actividades económicas en los pueblos.

La estrategia del Programa recoge las líneas de actuación derivadas de las necesidades detectadas en el diagnóstico, y de la priorización de éstas teniendo en cuenta el Acuerdo de Asociación y el Marco Nacional de Desarrollo Rural y las prioridades establecidas por la Comisión para España.

Las prioridades de actuación del Programa son:

  • La mejora de la competitividad de las explotaciones agrarias mediante la creación de empleo con especial atención a los jóvenes agricultores, la modernización de las infraestructuras agrarias y los regadíos. Esto nos permitirá dinamizar, rejuvenecer y modernizar el sector agrario y por consiguiente el medio rural en nuestra Comunidad. A esta prioridad se destinan 762 millones de euros y en términos porcentuales el 42% de los recursos del Programa.
  • Otras infraestructuras de apoyo al sector agrario como actuaciones en caminos de concentración y seguridad de presas y balsas contarán con 22,9 millones de euros.
  • La agricultura compatible con el medio ambiente y la actividad agraria en zonas con dificultades serán también prioritarias en este próximo periodo a través de la aplicación de las medidas agroambiente y clima, agricultura ecológica y para las zonas con limitaciones naturales. Contará con una asignación financiera de 423 millones de euros, lo que supone un 23% del gasto público del Programa.
  • La mejora de la competitividad de la industria agroalimentaria y el desarrollo territorial equilibrado, potenciando el apoyo a las micropymes y pymes de este sector en el medio rural y proyectos emprendedores que emanen de los Grupos de Acción Local. Para todo ello se destinarán 309 millones de euros, el 16% de todo el Programa.
  • La incorporación de actividades para reforzar la cadena de valor alimentaria, con actuaciones en calidad alimentaria, creación de Organizaciones de Productores, gestión de riesgos en explotaciones agrarias e innovación, contará con 33,3 millones de euros, el 2% del Programa.
  • El asesoramiento a las explotaciones agrarias y la formación contarán con partidas específicas por importe de 19 millones de euros.
  • A la preservación de los sistemas forestales y la prevención de incendios se destinarán 196,6 millones de euros, el 10,4% del Programa.

Además, se han identificado como estratégicos en el diseño del Programa y merecen una atención especial:

  • El rejuvenecimiento del sector, mediante el apoyo a la incorporación de jóvenes agricultores, constituye un elemento clave tanto para asegurar la creación de empleo como para garantizar el futuro de un sector que cada vez debe enfrentarse a situaciones más globales y complejas, contará con 125 millones de euros. Se incrementa la dotación un 60% y las ayudas individuales hasta 70.000 euros.
  • Las mujeres del medio rural, la perspectiva de género y la visibilización de la mujer están presentes, de manera transversal en el Programa.
  • Los sectores estratégicos identificados en el marco de ‘Agrohorizonte 2020’, que recoge una estrategia de crecimiento para sectores fundamentales en Castilla y León como son el vacuno, ovino, ibérico, remolacha, hortofrutícolas y patata, cultivos herbáceos de alto valor (trigos de calidad y alta fuerza, colza, girasol alto oleico y guisantes proteicos) y vino, estarán presentes en el desarrollo del Programa.
  • Las inversiones en nuevos regadíos se incorporan al Programa con una dotación de 160 millones de euros.
  • Los 3.400 agricultores de remolacha podrán beneficiarse de una ayuda agroambiental nueva específica para ellos.
  • Se incorpora como novedad un paquete de medidas para reforzar la cadena de valor alimentaria, destacando la creación de organizaciones de productores con 5,3 millones de euros y una medida específica de seguro de estabilización de rentas de las explotaciones agrarias.
  • La agricultura ecológica tendrá una financiación específica con una dotación de 29,5 millones de euros. La cooperación para la innovación actuará de forma horizontal y contará con 12,5 millones de euros. Valladolid, 27 de agosto de 2015

El Programa se desarrolla a través de 17 medidas y 36 submedidas, pero en este nuevo marco 2014-2020, además de las medidas que dan continuidad a la política de desarrollo rural que ha venido llevando a cabo la Junta de Castilla y León, se incorporan nuevas actuaciones como son las inversiones en nuevos regadíos, el mayor apoyo a la incorporación de jóvenes al sector agrario, la formación, la innovación y la aplicación de nuevas prácticas agrarias sostenibles con el medio ambiente, lo que permitirá mejorar la competitividad de nuestras explotaciones.

También, las ayudas al sector transformador y las medidas de refuerzo en la cadena alimentaria aportarán elementos de apoyo a los agentes implicados, se favorecerá además la constitución de Organizaciones de Productores, el apoyo a la calidad y a la realización de proyectos en los que participen productores y transformadores. La preservación de los sistemas forestales y la prevención de incendios tienen un apartado muy especial en este Programa.

A diferencia de periodos de programación anteriores, en el marco 2014-2020 se ha considerado necesaria una dinamización del acceso a la financiación para las inversiones, tanto para las explotaciones agrarias, como para la industria agroalimentaria y forestal. Esto supone una nueva forma de gestión, incorporando ayudas reembolsables.